“Gracias al impulso de Supérate logre un triunfo para los nariño” Los estudiantes del Colegio Filipense son reconocidos por su gran esfuerzo

Relato de un Triunfo 

Como todo en la vida siempre llega un día en el que hay que hacer las cosas, para nosotros, el grupo de Supérate en Matemáticas, llego el día de afrontar la prueba de fase territorial.

Listos o no, teníamos que cumplir la cita con el destino, la cual nos condujo a un lugar conocido por mí, el INEM de Pasto y en donde tuve la oportunidad de remembrar viejos tiempos y revivir con mis estudiantes historias que solo Dios y ellas guardarán en sus corazones.

Miércoles 14 de noviembre de 2012 marcaba el calendario, salimos del Fili con Laura y Andrea como a eso de las 9:30 am, con ánimo victorioso y la fepuesta en Cristo de que todo es posible. Un cielo caluroso acompañó nuestro camino y una gran expectativa posó sobre nuestros cuerpos, no sabíamos que iba a suceder pero estábamos convencidos que lo ha de ser será. 

Al llegar al INEM nos dirigimos al Gimnasio, punto de encuentro para los participantes de Supérate, con asombro vimos personas de diferentes partes de nuestro departamento: amigos de Tumaco, Ipiales, Buesaco y otros municipios estaban prestos junto a nosotros a dar inicio a la jornada. Por cuestiones de logística las el horario de pruebas se dividió por grados y ramas de conocimientos, dejándonos relegados hasta las 12:00 pm. Tiempo que ayudó a elaborar un último repaso, ese en el cual se podían arreglar detalles de escritura matemática y confianza para las estudiantes. Tiempo que Dios nos regaló para tranquilizarnos, tomarnos un tinto y pensar en que el hecho de estar allí ya era un éxito, puesto que siendo Laura y Andrea estudiantes de grado octavo lograron dejar atrás a diferentes alumnas de noveno, nivel en el cual se desarrollaron las preguntas.

previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

La hora llego y el tiempo se cumplió, las 12:00 pm marcó el reloj y como dos personas triunfantes Laura y Andrea se dirigieron, solas, a realizar la respectiva prueba. La expectativa aumentó, ya nada más se podía hacer, tan solo rogar porque aquellas tardes que repasamos juntos sirvieran en este momento. Pero sea cual fuera el resultado lo tomaríamos como ganancia.
Una hora de espera, vaya que espera, como buen Filipense aproveche el tiempo y en disposición de mi labor me puse a calificar algunos trabajos, y como dato curioso aprendí que los que estábamos ahí teníamos algo en común, el gusto y la disciplina por nuestra labor, ya que no solo yo estaba con mis papeles y mi ajetreo, sino que también una niña de un colegio departamental con juicio realizaba sus tareas mientras esperaba el resultado. Imagen que me llenó de alegría puesto que comprendí que el ser humano tiene como naturaleza innata el deseo de aprender, de superarse y de ser mejor cada día, de dibujar en su rostro sabiduría y disponer en su corazón amor para ponerlo en función de los demás.

El tiempo al fin se cumplió, la 1:00 pm, ahora era tiempo de esperar resultados, entre tanto dialogaba con Laura y Andrea sobre las preguntas y sus sentimientos al realizar esta prueba. Algunos puntajes se exhibieron en el tablero unas más altos que otros. Notamos que un colegial departamental obtuvo un puntaje brillante en matemáticas superior a los demás y que tal vez arrasaría con nuestras ilusiones, pero había todavía una esperanza, que se calificara por municipios tal como sucedió ya en primaria, Pasto vs Pasto, Tumaco vs Tumaco, Nariño vs Nariño, Ipiales vs Ipiales. Esperamos una vez más, pero la desesperación comenzó a llegar. Hasta que al fin, cuando el reloj cantó las 3:30 pm se nombraron los ganadores de la fase territorial. Comenzaron con Tumaco, Ipiales, Nariño y por último, como cuando uno espera y lo siguen haciendo esperar, Pasto.

Llamarón al tercer lugar, nuestra motivación empezó a decaer cuando no escuchamos nuestros nombres, segundo lugar y tampoco, los nervios y un poco de tristeza aguo nuestro sentir. Con Andrea y Laura nos arreglamos para salir del recinto, caris bajos y con el ánimo de un participamos que era lo importante y justo en ese momento, con voz melodiosa entonaron: primer lugar Jiménez

Romo Andrea Sofía, una de nuestras concursantes y otra vez el Fili arriba, nos abrazamos de felicidad y juntos fuimos a recibir el reconocimiento.

Nuestra alegría opaco por un momento el clamor de hambre que todos sentíamos y así con prontitud salimos de aquel recinto para celebrar con nuestras familias. Una niña de octavo les ganó a las de noveno. Un esfuerzo grande que solo se pudo conseguir porque Dios nuestro señor iluminó nuestra vida. Para el cantamos con alegría una frase que decía:

Gracias a Dios por acompañarnos en este triunfo, la gloria siempre para Dios. Y oeoe, que el Filipense va a ganar

Agradecemos también a todas las personas que nos apoyaron en este proceso y todas las estudiantes de Supérate que participaron con nosotros: 

Natalia Jiménez, Isabel Álvarez, Gabriela Escobar, Alejandra Lagos, Laura Arévalo, Gabriela Bastidas, Diana Sánchez, Julieta Hidalgo, Andrea Jiménez y Juliana Erazo.

Dios Bendiga sus Vidas